Flores

Consejos para cuidar un ramo de rosas

Cuando se reciben rosas en un día especial, una de las situaciones que más tristeza causa es que duren muy poco. Sin embargo, basta seguir una serie de consejos que contribuyen a que su duración sea mayor.

Lo que debe hacerse al recibir un ramo de rosas

Lo primero que hay que hacer cuando se recibe un ramo de rosas es ponerlo en agua, evitando que el agua entre en contacto con las hojas. Si la pregunta es por qué, la respuesta es porque las hojas de las rosas al ser tocadas por el agua pueden descomponerse en menor tiempo. Las bacterias del agua también ayudan a que las rosas se estropeen.

Muchas veces, cuando llegan las rosas, junto con ellas llega un sobre de conservante. Este debe aplicarse al agua ya que contribuirá a que las rosas duren más que nunca. Pero si falta el conservante, aún debe mantenerse la calma, pues este puede ser reemplazado por azúcar.

Cortar los tallos

Los tallos se cortarán cada día con un cuchillo o un bisturí, para que las rosas absorban la cantidad suficiente de agua que les permita continuar con vida. Debe evitarse cortar el tallo con la ayuda de tijeras, porque al usarlas se consigue tapar los vasos conductores de los tallos y las rosas sufrirán esta mala decisión al durar menos de lo previsto.

Cambiar el agua

Hay que procurar que el agua se encuentre siempre en un estado de frescura, esto con el fin de evitar la producción de bacterias. A falta de tiempo para cambiarla constantemente, puede agregársele al agua una pastilla de aspirina o varias gotas de lejía. Las bacterias estarán de esta manera alejadas del jarrón.

Con estos consejos, las rosas adornarán con su belleza y su fragancia por mucho más tiempo los espacios de trabajo y de vivienda. Así que no existe excusa para regalar y darle una buena recibida a un ramo de rosas.